Loading...
Cúpula 6Onda Trampal

Viaje al silencio

Se acercan las Navidades lo cual es sinónimo de alegría, fiesta y disfrute. Pronto empezaremos a escuchar por doquier villancicos, algarabías y demás jolgorios y estruendos propios de estas fechas, pero ¿sabías que existe un lugar en el mundo en el que el silencio es auténtico? ¿Un lugar en el mundo en el que puedes escuchar tu propia respiración? Incluso, ¡ el latir de tu corazón!

Ese lugar se encuentra concretamente en Minnesota., en la región Medio Oeste (Midwest), en los Estados Unidos de América.

En los laboratorios de Orfield se ha creado una cámara anecoica que absorbe el 99,99% del sonido. Se trata de un recinto consistente en anular cualquier sonido externo que llegue a su interior, siendo el único lugar en la Tierra donde es posible tener la experiencia del silencio absoluto.

Los materiales y la estructura de la cámara anecoica, son diseñados específicamente para anular cualquier tipo de interferencia, minimizando al máximo las reflexiones del sonido y los ruidos procedentes del exterior. De esta forma, los científicos pueden grabar o reproducir un sonido sin ningún tipo de interferencia ni distorsión.

El diseño interior de esta cámara anula cualquier clase de reflexión de ondas acústicas. Los paneles interiores absorben completamente los ángulos de reverberación sónica, lo que provoca un efecto de vacío acústico absoluto. Ya que en cualquier ambiente, las ondas sonoras se reflejan en los cuerpos sobre los que inciden, dentro de la cámara esto no sucede.

La estructura de “box in box” o cajas chinas, es decir, cajas dentro de otras, y en su centro la cabina en forma piramidal sostenida por resortes y recubierta por capas de fibra de vidrio, polímeros y espumas especiales, la aíslan sonoramente por completo.

Ningún ser humano puede permanecer dentro más de 45 minutos pues escuchar el silencio lleva a la locura, demasiado silencio puede volver loco a una persona. Es una de las conclusiones que han comprobado los científicos.

Este tipo de cámaras son utilizadas por algunas de las grandes empresas automovilísticas y de electrodomésticos para determinar cuánto ruido generan sus artículos, pero además se han llevado a cabo en ella algunos experimentos científicos que han revelado que tanto silencio provoca tal tensión en el cerebro humano que puede llevarle a la locura.

Pues al parecer cuando se elimina completamente el sonido de una estancia el oído del ser humano hace todo lo posible por localizar una fuente de sonido, lo que hace que su propio cuerpo se convierta en generador de todo el sonido de la estancia.

Así, aquellos que han vivido la experiencia de permanecer en una cámara anecoica durante un tiempo prolongado comienzan a escuchar los sonidos de su respiración, los latidos de su corazón y hasta de sus tripas, lo que puede llevar a que la mente pueda perder el control e incluso puede provocar efectos en el equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *