Loading...
Cúpula 4Revista Cupula

Sergio Puerto Muñozo nos cuenta su experiencia en Cáceres

Cuando decidí prepararme unas oposiciones, muchos me dijeron que no sabía donde me metía, que era muy difícil aprobarla, que había mucha gente para tan pocas plazas, que eso me quedaba muy grande, etc. Otros me animaron, como mi padre y mi abuelo, que se llenaron de orgullo al escucharme decir que quería ser.

Seguí adelante principalmente porque la policía realmente me llamaba, sentí que así podría ayudar aportando mi granito de arena a la sociedad.

Empecé con ello el 1 de septiembre, cuando la gente aún estaba de vacaciones, pero a mi no me importaba empezar a levantarme a las 6, porque estaba muy ilusionado.
La primera vez que entré allí, me dio un poco de corte, porque había gente de todas las edades. En cierto modo, eso ya lo sabía.
A la semana ya nos conocíamos todos. Yo pensaba que los compañeros iban a ser ariscos, ya que peleábamos por lo mismo, pero resultó ser lo contrario. Algunos, más que compañeros, se hicieron amigos.

Aquí no es solo estudiar e ir a clase, también está la parte física. Esto era lo que mas “miedo” me daba, ya que esta prueba es muy dura. Pero ese miedo fue desapareciendo poco a poco gracias a aquella gente.

En fin, lo que antes era una aspiración ahora se ha convertido en un sueño, que estoy dispuesto a cumplir tarde o temprano, cueste lo que cueste.

Sergio Puerto Muñozo – ANTIGUO ALUMNADO
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *