Loading...
Cúpula 9Revista Cupula

El buen orador

por Mª Luisa Mostazo Rodríguez, Profesora de Técnica Sanitaria

El buen orador: Como conseguir una buena técnica vocal y transmitir un mensaje efectivo.

Hablar en público, y consideramos público a nuestros alumnos, es conseguir que el que escucha viva lo que el ponente quiere. En la explosión de un tema es mas importante el “cómo” se dice que el “qué”.

Decir todo lo que sabemos supone un gran aburrimiento para el que recibe la información. Podemos estar contándoles cosas importantísimas a nuestros alumnos pero si no las sabemos expresar el resultado de la comunicación será muy pobre.

Para conseguir una buena técnica vocal cuando tenemos que hablar ante un auditorio, podemos tener en cuenta una serie de aspectos como son:

Emitir las palabras de forma clara para que nuestros oyentes sean capaces de entender lo que se dice y no les cueste esfuerzo prestar atención. Para conseguir esto debemos evitar movimientos exagerados de los labios, es decir hacer muecas, tener una fluidez adecuada según la personalidad de cada individuo y adaptado al alumnado que tenemos enfrente. Lo normal es de125 a 175 palabras por minuto. 

Si hablamos despacio aburrimos, es mejor hablar deprisa con pausas para que durante éstas podamos tomar aire, descansar y dar tiempo al oyente a procesar la información.

Usar frases cortas, 4-8 palabras por frase y evitar hacer ruidos (tos, carraspeo…), evitar coletillas como “eeeeeh”, “ummmmh”, ¿de acuerdo?, ¿vale?… mientras se habla.

Hablar sin ningún tipo de esfuerzo para permitir una comunicación distendida, que a su vez aumente el interés de nuestros oyentes por lo que debemos  tener siempre una distensión muscular general y laríngea. 

Para conseguirlo nos podemos ayudar mientras hablamos de movimiento de  manos y cuerpo, pues el movimiento corporal da gran elasticidad al sistema fonatorio.

Hablar sonriendo o como si sonriéramos, pues esto elimina

tensión y produce un alivio en el que habla y en el que nos escucha.

Jugar  con la voz. El tono, la melodía y acompañar mediante la expresión corporal.

Controlar la ansiedad, ya que puede producir una voz aguda, estridente, de pito, temblorosa, palabras más rápidas y poco inteligibles. Por lo que disminuirá la claridad del mensaje haciéndolo monótono.

Por otro lado, la ansiedad disminuye la agilidad mental.

Mirar a los oyentes y no a uno mismo, de esta forma podemos saber como están recibiendo el mensaje.

Hablar rápido pero marcando pausas.

Reírse y divertirse al hablar.

Respetar los ritmos de atención-distracción mediante interrupciones con anécdotas, historias. Realizar paradas es importante pues nos permite reforzar ideas, distraer y dar descanso al trabajo mental.

Estar bien hidratado es fundamental para evitar el cansancio de la voz. 

Buscar la belleza de la voz, sin copiar la voz de otro, porque nuestra voz es única. Hablar con naturalidad, siendo uno mismo, sincero  y prudente.

Por otro lado, no solo es necesario conseguir una correcta técnica vocal para transmitir nuestro mensaje, sino que ese mensaje debe ser bueno y para ello el buen orador debe:

Utilizar un lenguaje correcto

Elaborar cuidadosamente el principio y el final de sus intervenciones. 

No hablar de lo que no se sabe y no improvisar, además de tener un mensaje claro, ordenado y preciso.

Utilizar medios para captar la atención.

Disfrutar de cualquier ocasión de comunicarse.

Transmitir también con el cuerpo. Que exista coherencia entre mensaje verbal y no verbal.

l

Ser positivo. Se adapta al público y actúa en su dirección, nunca en su contra.

No enredarse en discusiones ni mostrarse prepotente.

 

Procurar la brevedad y la concisión. Acierta con lo fundamental evitando lo innecesario. Esto da sensación al oyente de tiempo aprovechado.

Reconocer en el diálogo la forma de comunicación 

Trabalenguas para “mover la lengua” y conseguir mayor fluidez vocal

La locura del amor

El amor es una locura,

que ni el cura lo cura,

que si el cura lo cura,

es una locura del cura.

El cielo esta parangaricutirimicuarizado

El cielo esta parangaricutirimicuarizado,

¿quién lo desparangaricutirimicuarizará?

El desparangaricutirimicuarizador que lo desparangaricutirimicuarize,

buen desparangaricutirimicuarizador será.

¿Te gusto?

Si tu gusto gustase del gusto que gusta mi gusto,

mi gusto gustase del gusto que gusta tu gusto,

pero como tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto,

tu gusto no gusta del gusto que gusta mi gusto

¿Te gusto?

La cabra

Yo tengo una cabra

Ética, perética, perimpimplética, peluda, pelada, perimpimplada,

Que tuvo un cabrito

Ético, perético, perimpimplético, peludo, pelado, perimpimplado.

Si la cabra no hubiera sido

Ética, perética, perimpimplética, peluda, pelada, perimpimplada,

El cabrito no habría nacido

Ético, perético, perimpimplético, peludo, pelado, perimpimplado.

El suelo está entarabicuadriculado

El suelo está entarabicuadriculado,

¿quién lo desentarabicuadriculará?

El buen desentarabicuadriculador

que lo desentarabicuadricule,

buen desentarabicuadriculador será.

Quiero y no quiero

Quiero y no quiero querer a quien no queriendo quiero,

he querido sin querer y estoy sin querer queriendo.

Si porque te quiero quieres que te quiera mucho más,

te quiero más que me quieres.

¿Qué más quieres? ¿Quieres más?

Fábulas

Fábulas fabulosas hay en fabulosos fabularios,

fabuladores y fabulistas hacen fábulas fabulosas.

Pero la fabulosidad de las fábulas del fabulista

no son fabulosas si no hace un fabulario de fábulas.

El Fontanero

Desatascando un atasco

un fontanero se hallaba,

su tasca es el desatasco,

con casco o sin casco.

Con asco o sin asco

desatascó aquel atasco

sacando lo que atascaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *