Loading...
Cúpula 7Revista Cupula

Certamen de cartas de amor 2017

Beatriz Chávez

Querido Willy:

Sé que esta carta nunca llegará a tus manos, pero me hace sentir bien pensar que sigues a mi lado.

Desde estas líneas quería expresarte lo mucho que te extraño, tus recuerdos flotan en mi memoria y quería decirte todo lo que me has enseñado y todo lo que he vivido desde que no estás aquí. Hoy es un día lluvioso de invierno, no puedo salir a la calle y, estar sola en casa me hace recordar lo mucho que te quiero, mientras admiro los columpios desde mi ventana y te escribo esta carta. Todavía no quiero ni imaginarme el momento en el que haya vivido más sin ti que contigo.

Me duele tener que escribirte, en vez de poder decírtelo a la cara, todavía apareces en mis sueños y me haces querer dormir para siempre. Tus risas, la forma en la que andabas, cómo me hacías reír cuando estaba triste. Nadie ocupará tu hueco, nadie será como tú. Aquel día, aquel fatídico día en el que tú desapareces y te desvaneces de mi vida en un segundo, se hunde todo el mundo, y no te echo la culpa, sólo es que me faltas. Es increíble pensar que no podré volver a oír tu voz; es increíble pensar que te vayas, sin despedirte de mí, sin despedirte de nadie, excepto de tu aliento.

Si en algún momento pudieses escucharme…

Si simplemente pudiera darte un último beso. Tú no desapareces, caminas a mi lado y sé que me ayudas desde donde estés.

Si yo no te olvido, tú, no me olvides…

Te extraña, Miriam.

 

Laura Molano

22 de mayo de 1992.                                                                                                    Carta 248.

Hola mi amor, soy yo, Julián. Te escribo esta carta como cada día desde que te fuiste de mi lado. Sé que no puedes leer ninguna, pero hoy es un día especial, cumples cincuenta y dos años y quería recordarte lo mucho que te quiero y todo lo que te echo de menos.

Todo sigue igual, nuestros nietos aún se acuerdan de ti, te encantaría ver como el pequeño ya anda, como Carlota ha aprendido a tocar su melodía favorita con la guitarra y todo lo que estudia Miguel.

Extraño tu manera de hacer el café por la mañana, el olor que desprendía y mi beso de buenos días…

Esta mañana he salido al parque y he vuelto a recordar como nos conocimos, aquellos dos jóvenes locos con todo el mundo por delante, hemos sido muy felices y te lo agradezco, has sabido cuidar muy bien de mí y me has enseñado a amar todos tus defectos que se me hacían perfectos. 

Te escribo esta carta en la terraza con un café frío y un buen libro. Sé que te gustaba este sitio, esa sensación de soñar sin necesidad de dormir, acompañada de las estrellas. 

Descansa mi vida, te escribo desde muy lejos pero aún te siento cerca. Te quiere, Julián. 

PD: Feliz día y feliz vida juntos. 

 

 

Patricia encinas

Buenas noches mi amor…

Estoy sentada junto a la ventana, viendo las estrellas que hoy brillan de forma diferente porque tú no estás. Hay un vacío en la casa que no tengo palabras para definir, pero sí sé el motivo: tu ausencia. 

Cada día, con sólo bajarme de la cama,me dirijo al calendario y tacho un día más, pensando que ya queda un día menos para poder estar junto a ti , lo cual me llena de ilusión y es la manera de empezar una jornada en la que mi tristeza se cambia por alegría. 

Nunca imaginé que te echaría tanto de menos…

¡Vaya contradicciones que surgen en la vida! ¿Verdad? Esa chica, a la que todos los días abordabas en el trabajo con esa perfecta sonrisa ofreciéndole un chicle y que era tan independiente y esquiva, ahora no tiene ni un segundo en su vida que no se acuerde de ti.

Y es que te quiero tanto… Te echo tanto en falta… Te necesito en mi vida y ni nadie ni nada me volverán a separar de ti. No quiero más dinero, ni más comodidades, ni un coche nuevo y ni una casa con jardín ; sólo quiero y deseo que vuelvas, que estés conmigo ; que volvamos a sonreír juntos y que llenemos esas tardes de paseos con planes en los que participábamos los dos.

En fin, ya hoy, por fin, queda un día menos para estar junto a ti. Hasta pronto, mi amor.

Te quiero.

 

AMOR DESENCHUFADO

“Querida:

Espero que te llegue esta nota.

Voy a deslizarla en el bolsillo de su pantalón.

Sabes que él nunca los revisa.

Lo tengo todo planeado.

Será esta noche. 

Lo haremos cuando la casa esté a oscuras.

Él llegará sin encender las luces, como hace siempre.

Me abrirá y meterá sus manos en mis entrañas.

Me saqueará sin piedad.

Vendrá descalzo, como si lo viera.

Aquí es donde empieza mi plan.

Concentraré toda la energía de mis vatios.

¡Y le sacudiré!

Será una descarga potente, fulminante, imposible de tolerar.

Sabes que estoy en forma.

En garantía por dos años más.

Ya sé que soy frío por dentro.

Que mis bajos están congelados.

Pero tengo el corazón caliente.

Mi motor funciona como el primer día.

De lujo.

Cuando caiga al suelo será el momento de actuar.

Me desenchufaré.

Te daré la señal.

Tú tienes que hacer lo mismo.

Sé valiente, querida.

Has de desenchufarte conmigo.

Da un fuerte tirón.

Sé que podrás hacerlo.

Con esa fuerza y bravío que tienes.

Te observo a todas horas. 

La suavidad con la que haces el prelavado.

El movimiento de tu cuerpo durante el centrifugado.

¡Se me descongela el pescado, querida!

¡Se me derrite el chocolate!

Me enamoré de ti desde el momento en que llegaste.

Se me enredaron los circuitos nada más verte.

Y cada día que pasa estás más bella.

Con ese tambor tan limpio y reluciente.

Oliendo a mimosín.

No como yo, que estoy siempre hecho un asco.

Lleno de churretes de grasa.

Restos de kétchup.

Leche que se derramó hace varios meses.

Lo que peor llevo son las marcas que me dejan sus dedos.

Es como un crío molesto con las manos manchadas de barro.

Y los portazos.

Los cajones desencajados.

¡La luz fundida!

No recuerdo ya ni la última vez que me limpió.

Me tiene sucio y apestoso.

Por eso ha llegado nuestro momento.

Nos fugaremos juntos.

Viviremos nuestro amor lejos de aquí.

Sin enchufes.

Sin cables.

Prefiero el desguace si estoy contigo, querida.

Mi preciosa Candy Smart Touch.

No te asustes cuando caiga al suelo.

Ni lo mires.

Consumo mis vatios de deseo.

Nos centrifugaremos juntos cada noche.

Seré para siempre tu Electrolux MultiFlow.”

Candy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *