Loading...
Cúpula 2Revista Cupula

Aprendiendo a Viajar

Quizá nos da miedo viajar o tal vez conocer la vida fuera de nuestro entorno.

Nunca pensé que me atrevería a viajar sola tan lejos. Cuando el pasado mes de junio me confirmaron que sería una de las que viajaría a un nuevo país, no me lo creía. Quizá no estaba lo suficientemente preparada como para imaginarme en un lugar donde nadie me conociera, pero ahora que ya ha pasado todo y que he vuelto a la misma rutina de siempre, tengo que admitir que me encantaría volver a ese lugar que durante 21 días me hizo tan feliz: Irlanda.

No sé qué me dieron, qué tomé ni qué comí, lo único que sé es que me encantó todo. Volvería a vivir una experiencia un poco parecida cientos y cientos de veces.

Nada más empezar el viaje ya me sentía a gusto. Mis compañeros eran geniales, simpáticos y sobre todo amables. Nunca me lo había pasado tan bien en un avión. Se quitan todos los miedos, incluso los mareos. 

Cuando llegué a Carlow y me asignaron una familia junto con mi compañera es cuando me planteé algunos problemas, sin embargo, todo fue producto de mi imaginación. Nos trataban bien, con dulzura, con cariño, y todo sin conocernos de nada. A los que fueron mis padres durante tres semanas, le doy las gracias mil y una vez por haberme tratado como una verdadera princesa. Por sus bocas sólo salían halagos y piropos que decían cosas como: “good girl”, “well done”, “beautiful girl”,… aunque lo que yo hiciera fuera motivo de una bronca aquí en mi casa española.

Mucha gente se pregunta cómo será la comida cuando viaja a un lugar diferente, pues he de decir que a la vuelta de mi viaje traje unos “kilitos” demás, por lo que mala del todo no estaba. Es muy parecida a la de España. No igual, obviamente, pero nada extraña, ¡a mí me gustaba todo!

Un inconveniente quizá era ir al colegio, pero al fin y al cabo la finalidad del viaje era eso, aprender, ¿no? No sé si aprendí inglés, creo que sí aunque no estoy del todo segura. De todos modos da igual, me lo pasé tan bien, disfruté tanto de cada momento que lo demás no importa. Conocí a un montón de gente: españoles, franceses e incluso árabes. ¡Todos eran muy simpáticos! 

Otro país es otra vida, una nueva vida; con otros aires, con otra gente, con otras costumbres. 

Quizá no sea la más indicada para animaros a que viajéis, pero lo voy a hacer: decidiros a viajar, a conocer gente nueva, culturas nuevas porque fuera de nuestro entorno hay más mundo.

Alba García Félix. 2º Bachillerato N.S. – Nuestro Alumnado
One comment
  1. IES Trampal

    Me alegra muchísimo que disfrutaras tanto, y que hayas tenido la oportunidad de empezar a conocer otros países. Porque supongo que sólo habrá sido el primer destino de una larga lista de viajes que te esperan.
    Viajar abre la mente…

    Chus Estébanez (30/01/2011)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *