Loading...
Cúpula 3Revista Cupula

Humanizar la actividad Física: Los valores del deporte

Maestro de E.F y Entrenador Nacional de Fútbol.
Contacto: danismata@hotmail.com.

Desde sus orígenes, el ser humano ha realizado actividad física con unos objetivos determinados en función de las circunstancias propias de cada momento histórico. Así por ejemplo, encontramos que a lo largo de la Historia las personas han utilizado el ejercicio físico con fines de supervivencia, preparación para la guerra, esparcimiento, mejora de la salud e intenciones educativas.

En este sentido, destacar que en la cultura griega –base de nuestra civilización junto a la cultura romana y cuna de los Juegos Olímpicos– la motivación por practicar actividad física era debida a su gran interés por llegar a ser un “ciudadano completo”, dotado de una buena formación física, intelectual y espiritual. Surgía así la concepción de la actividad física como un instrumento primordial para la educación total de la persona; idea que ha llegado hasta nuestros días.

Este pensamiento convierte la actividad física en una necesidad individual y social del ser humano por cuanto la educación a través del cuerpo y el movimiento posibilita desarrollar ámbitos de la persona (cognitivo, socio-afectivo y psicomotriz) que contribuyen a su educación integral.

Dentro de la actividad física destacan los deportes, cuya relevancia es evidente en nuestra sociedad actual por varias razones, entre las que podemos citar las siguientes:

– El aumento de casos de sedentarismo y obesidad infantil plantean la conveniencia de realizar algún deporte.
– La popularización del deporte y la creciente demanda de actividad física como un instrumento eficaz para mantener la salud, ocupar el tiempo libre, cuidar el cuerpo y relacionarse con los demás.
– El éxito del deporte español, tanto a nivel individual como colectivo, en competiciones internacionales.
– La influencia de los medios de comunicación, entre los que el deporte tiene cada vez mayor presencia.

Esta significación debe ser aprovechada para promocionar e institucionalizar el deporte con una función educativa y moral; aspectos claves de la formación personal que a veces olvidamos.

Actualmente el deporte es un ámbito propicio para educar en valores a toda la población y de manera especial a los niños-jóvenes. Los deportes permiten la transmisión de valores como la solidaridad, respeto, juego limpio, saber ganar y perder, esfuerzo, compañerismo, ilusión, superación, autodisciplina, amistad, igualdad…, que pueden enseñarse conjuntamente a la adopción de estilos de vida saludables. Además, favorecen las relaciones sociales, la integración, un mejor conocimiento de sí mismo, la estabilidad emocional, un aumento de la autoestima y sensación de bienestar.

Concebir y vivir el deporte así es humanizar la actividad física y es una responsabilidad de todos contribuir a esta humanización; cuestión que ya sugería José María Cagigal (1979) al referirse al “deporte como elemento humanizador de la sociedad actual, a menudo arisca y agresiva con el propio hombre”.

De esta forma, el deporte no es un fin, sino un medio adecuado para educar y socializar a las personas; contribuyendo al desarrollo integral del individuo y a la construcción de una sociedad mejor. Y es que el deporte constituye una escuela de ciudadanía y de valores que pueden aplicarse igualmente en la vida diaria.

En nuestra sociedad de prisas, agobios, crisis y superficialidad el deporte representa una actividad en la que todas las personas encuentran satisfacción, placer y entretenimiento. De ahí la importancia de un deporte ético donde predominen los valores positivos.

Para conseguirlo es necesario que todos creamos en este modelo y nos impliquemos en su desarrollo. Todavía queda camino por recorrer mientras sigan produciéndose, aunque sea esporádicamente, agresiones a árbitros, peleas entre aficionados, insultos, cualquier tipo de discriminación… Hay que seguir hasta erradicar por completo estas acciones y tengamos una actividad física y un deporte limpio en todos los sentidos.

Como indicaba antes, es una responsabilidad de todos (deportistas, entrenadores, docentes, monitores, padres, árbitros, instituciones y medios de comunicación) ayudar a humanizar la actividad física, cada uno en la medida de sus posibilidades y competencias.

En esta sentido, José Manuel González (2003) manifiesta que “el deporte será lo que los deportistas, organizadores y demás colaboradores quieran que sea. Será tanto más interesante, tanto más excelente y tanto más presentable cuanto mejor evite el daño y cuanto mejor asegure la justicia y el respeto”.

Una humanización que debe ser realidad en todos los espacios: clases de Educación Física, Actividades Formativas Complementarias (AFC), Juegos Deportivos Extremeños (JUDEX), Escuelas Municipales de Deportes (EMD), clubes deportivos, deporte profesional…

Con este propósito, en el 2009 se inició en Extremadura el programa “Escuela del Deporte. Una campaña para la promoción de los valores del deporte”, dirigido a los deportistas, los entrenadores y los padres con el objetivo de promocionar el juego limpio en nuestra Comunidad Autónoma fomentando los valores positivos y los comportamientos deportivos.

Dentro de los deportes, el fútbol es el más practicado y con mayor presencia en los medios de comunicación; hasta el punto de ser considerado el “deporte rey”. Su enorme repercusión mediática puede ser aprovechada en la actualidad para humanizar el deporte en general divulgando la experiencia de la selección española de fútbol. Su triunfo en el pasado mundial de Sudáfrica 2010 demuestra que con valores también se puede triunfar en el deporte, incluso ser campeón del mundo.

La selección española fue fiel a su buen estilo de juego y durante toda la competición mostró los valores del deporte antes mencionados. Algunos ejemplos ilustrativos son los siguientes:

– La unión del grupo y la superación de las dificultades tras la derrota ante Suiza en el primer partido.
– El compromiso y la solidaridad en el esfuerzo de todos los jugadores.
– El juego limpio demostrado durante todo el campeonato, aun cuando los equipos adversarios recurrían al juego violento y/o a las provocaciones (recordar algunas acciones de Holanda en la final).
– El compañerismo y la alegría de los jugadores al celebrar cada gol o cada victoria.
– El reconocimiento y la contribución de todos al éxito del equipo; cada uno desde su papel específico dentro del grupo.
– La amistad entre los futbolistas por encima de las tensiones y rivalidades de sus respectivos clubes.
– La dedicatoria de Andrés Iniesta a su amigo Dani Jarque (jugador del Espanyol fallecido) tras marcar el gol de la final.
– El comportamiento siempre ejemplar del seleccionador Vicente Del Bosque.

El premio Príncipe de Asturias de los deportes 2010 concedido a la selección española de fútbol ratifica todo lo anterior.

Pienso que los niños-jóvenes tienen dos tipos de modelos:

a) Los modelos “lejanos”. Son los deportistas profesionales que triunfan, como por ejemplo los jugadores de la selección española de fútbol, Rafael Nadal (tenis), Pau Gasol (baloncesto), Gemma Mengual (natación sincronizada), Amaya Valdemoro (baloncesto)… De ellos hay que “fijarse en lo mejor de los mejores” (actitudes humanas, acciones técnico-tácticas…).

b) Los modelos “cercanos”.Son los padres, profesores, monitores… que influimos en ellos más de lo que muchas veces imaginamos. De ahí la importancia de ser siempre un ejemplo para ellos en todo: educación, comportamiento, valores…

Conseguir un deporte educativo y saludable es tarea de todos. Tú decides que puedes hacer para humanizar la actividad física desde tu posición de deportista, padre, docente, aficionado, entrenador…

¡Tú también eres importante; implícate!

BIBLIOGRAFÍA.

– Blázquez Sánchez, Domingo (2006). “La Educación Física”. 2º edición. Editorial Inde. Barcelona.

– Cagigal, José María (1979). “Cultura intelectual y cultura física”. Editorial Kapelusz. Buenos Aires.

– González Aramendi, José Manuel (2003). “Actividad física, deporte y vida. Beneficios, perjuicios y sentido de la actividad física y del deporte”. Fundación Oreki. Editorial Grafo. Basauri (Vizcaya).

– González Lozano, Fran (2001) “Educar en el deporte. Educación en valores desde la educación física y la animación deportiva”. Editorial CCS. Madrid.

José Daniel Sánchez Mata. – Colaboraciones Externas
 
10 comments
  1. IES Trampal

    Dani (autor) – 19/04/2011
    Estimado Fernando:
    Muchas gracias por tu participación.
    Estoy de acuerdo con tus comentarios.
    Los entrenadores, en la medida de nuestras posibilidades, debemos intentar revertir esta situación.
    Considero que la mejor forma es dar ejemplo con nuestra forma de ser y actuar en el fútbol, de manera que nuestra deportividad lleve a los demás a la reflexión y posterior cambio de sus conductas, valores…
    Es difícil, pero como entrenadores tenemos la responsabilidad de intentarlo.
    Un abrazo, Dani.

  2. IES Trampal

    Dani (autor) – 19/04/2011
    Estimado Gonzalo:
    Muchas gracias por tus palabras.
    Recuerda que conseguir un deporte educativo es tarea de todos y cada uno de nosotros tenemos el reto y la responsabilidad de poner nuestro “granito de arena” para humanizar el deporte, en nuestro caso el fútbol.
    Un abrazo, Dani.

  3. IES Trampal

    Fernando Morales – 18/04/2011
    Un artículo muy interesante Dani. Me alegra mucho ver como aportas tu granito de arena para mejorar el mundillo del fútbol y sobre todo me gusta que nos animes a que nosotros también lo hagamos. Coincido con demasiada gente en que es una lástima ir a un partido de fútbol (sea de la categoría que sea) y que el 90% de lo que escuchas sean insultos, tanto a los árbitros, como a los jugadores rivales y hasta incluso a los de su propio equipo. Lo que yo creo es que la gente equivocadamente elige el fútbol para descargar su rabia y su ira, manchando la esencia del futbol y del deporte en general.

    Un saludo !

  4. IES Trampal

    Gonzalo Martínez, Alumno de nivel 1. – 15/04/2011

    Espectacular artículo Dani, has plasmado en pocas líneas lo que en unas horas nos enseñaste en un tedioso sábado.

    Personalmente me has enriquecido con todos los valores que “tu” tienes, todos ellos necesarios para enseñar a los niños/jovenes que han de hacer deporte; por razones tan elementales como promover la salud en los jóvenes, porque el deporte, nadie lo duda es salud, desde temprana edad; socializar a los jóvenes y enseñar valores y comportamiento, uno de los pilares fundamentales de la educación en la vida de las personas; desarrollar su personalidad y aprender a someterse a las reglas del equipo o grupo, porque así sabrán integrarse posteriormente en cualquier grupo o actividad, deportiva o no, que la vida le planteará.
    Desde el punto de vista profesional, hoy en día es difícil encontrar jóvenes que quieran someterse a normas o reglas, eso lo sabe todo el mundo, pero si, por el contrario, el joven practica un deporte, él mismo encuentra su relajación, consigue estar mejor con sus amigos, familiares y por supuesto con el resto de la sociedad.
    Debería de haber más personas que piensan como tú, y menos personas que lo único que quieren es el beneficio personal y que todo el mundo los reconociera por la calle, en mi modo de ver los “héroes” anónimos tienen mucho más valor que los que esperan el reconocimiento de todos los que los rodean.

    En fin Dani, no me enrollo más. Me ha encantado tu artículo, lo publicaré si no te importa en la página de la escuela de la UPP de Plasencia, creo que algunos aprenderán algo, o al menos lo pensarán, seguro que les viene bien.

    Un saludo de tu Alumno. Gonzalo.

  5. IES Trampal

    Dani (autor) – 03/07/2011
    Estimado José Luis:
    Muchas gracias por tus comentarios.
    Es evidente y así lo hemos manifestado en nuestras conversaciones que tenemos una visión muy similar del deporte (fútbol).
    Yo también echo de menos que los futbolistas profesionales se impliquen más en causas solidarias y muestren más a menudo los valores positivos del deporte porque ellos son el “espejo” en el que se fijan muchos niños-jóvenes futbolistas.
    Un abrazo amigo, Dani.

  6. IES Trampal

    José Luis LLinás – 25/02/2011
    Enhorabuena Dani, por este artículo. Creo que comportamientos de algunos padres y aficionados es el fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos, en la que a veces parece que todo vale, lo importante es ganar aunque los medios en ocasiones no sean lo más lícitos.
    Creo al igual que tú que el deporte aporta una gran cantidad de valores, con lo que ello representa y más teniendo en cuenta por la situación actual que estamos atravesando, una crisis ecónomica que algunos achacan y creo que no sin razón a una crisis de valores.

    El fútbol como tú bien dices es el deporte rey, creo que hay que elogiar en este sentido a la selección española y a su entrenador por la gran cantidad de valores que nos transmitieron pero también echo de menos la implicación de los futbolistas y aprovechando su tirón en algunas causas nobles y solidarias.Tengo la sensación en ocasiones por su comportamiento que viven en el olimpo de los dioses que no son terrenales.

    Me despido volviendo a reiterar mis felitaciones por este artículo tan maravilloso y gracias por recordarnos que el deporte bien entendido no sólamente ayuda a nuestro cuerpo y mente sino que nos ayuda a ser mejores personas.

    Abrazos,José Luis

  7. IES Trampal

    Dani (autor) – 02/06/2011
    Estimado J. A. Arenas:
    Estoy de acuerdo contigo. Y es importante que los entrenadores, monitores, docentes… que nos encontramos ante estas situaciones hagamos ver a los padres su error.
    En este sentido, puede resultar interesante realizar periódicamente alguna reunión con los padres (fundamental una al principio de curso o temporada) para sentar las bases de lo que vamos a hacer o estamos haciendo con sus hij@s y de lo que queremos también de ellos.
    Sería como una “Escuela de Padres” pero en el ámbito deportivo.
    En este asunto, también resultan esenciales las conversaciones que tenemos con cada uno de esos padres a nivel particular.
    Hay que aprovechar cualquier momento para, con educación y tacto, hacerles ver que muchas veces su comportamiento no ayuda en nada a la formación deportiva y humana de sus hij@s.
    No es fácil, pero se puede conseguir.
    Un abrazo, Dani.

  8. IES Trampal

    Dani (autor) – 02/06/2011
    Estimada Teresa:
    Gracias por tus palabras.
    Normalmente se habla de dos tipos de motivaciones:
    – Las motivaciones intrínsecas. Relacionadas con la persona en sí misma y que tienen su base en la propia tarea a realizar, en este caso, satisfacción por hacer deporte, superarse, mejorar la salud…
    – Las motivaciones extrínsecas. Hacen referencia a incentivos que proceden desde fuera como el reconocimiento social, ganar dinero…, que no sería nuestro caso.
    Por tanto, tenemos que buscar qué motivaciones intrínsecas nos mueven a realizar algún tipo de actividad físca.
    Te invito a que pienses en las tuyas y, a partir de ahí, a realizar deporte.
    En cualquier caso, sería útil también que analizaras qué tipo de actividad deportiva te gusta más o se adapta mejor a tu situación y buscaras otras personas con las que realizarla, para que resulte más amena, te animen cuando tengas menos ganas…
    Un abrazo, Dani.

  9. IES Trampal

    Teresa Lara – 02/03/2011
    Estupendo artículo Dani ! y totalmente de acuerdo,te animo a que él próximo sea como motivar a los que hacemos poco deporte a que cambie nuestra situación,pues necesitamos de ti para ese empuje final.

  10. IES Trampal

    J.A Arenas – 02/03/2011
    La clave es que desde pequeño, los/as deportistas vean el deporte como 1 convivencia, y que la competitividad no aparezca, desgraciadamente hay muchos padres y madres que desde las gradas de los estadios y pabellones,NO CONTRIBUYEN EN NADA A ESTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *